El Disenso

La mentira verde recargada: las muertes por aborto clandestino que no fueron

por
en Informes/Salud

Desde que el Senado le puso un freno a la Ley IVE, la “ola verde” cambio su estrategia. Desde las redes, referentes feministas publicaron múltiples casos de supuestas muertes por abortos clandestinos. En estas 2 semanas, el movimiento abortero argentino hizo públicos 4 casos que luego fueron refutados, uno por uno, por las autoridades actuantes, los nosocomios, y hasta las propias víctimas.

El caso del Hospital San Vicente de Paúl de Orán en Salta

El 15 de junio, El Destape publicó una nota titulada “Salta: una chica entró a terapia intensiva por un aborto clandestino y murió” asegurando que en el servicio de Terapia Intensiva del Hospital San Vicente de Paúl de Orán “una joven de solo 20 años murió como resultado de un aborto practicado en forma clandestina“. En la misma nota detallan que “se internaron en esta semana a cinco mujeres jóvenes todas por haberse practicado un aborto clandestino“. La crónica cierra haciendo alusión a que “Todos los diputados de esa provincia votaron en contra de la iniciativa que ya pasó al Senado“. Esta nota cuenta con 2110 me gusta y compartidos de Facebook.

El mismo día, pero con mucha menor cobertura (apenas 169 interacciones en Facebook), desde Informate Salta, la Directora del Hospital San Vicente Paul, Dra. Laura Montoya, explicó que la mujer que falleció en Terapia Intensiva lo hizo a raíz de una enfermedad de colagenopatía que nada tiene que ver con un aborto clandestino y aprovechó la oportunidad para negar la versión de que las mujeres de Bolivia se practican abortos clandestinos en Salta.

El caso “Liliana Herrera” en Santiago del Estero

Desde Pagina 12, la agencia oficial de prensa del movimiento nacional abortero, se realizaron 4 notas respecto al fallecimiento de Liliana Herrera:

El 6 de agosto:Por aborto clandestino en Santiago del Estero, Otra muerte evitable

El 7 de agosto:Convocan a un funeral colectivo frente al Congreso por Liliana Herrera, Asesinada por el aborto clandestino

El 8 de agosto:Liliana Herrera dejó dos hijas huérfanas, Otra muerte evitable

El 17 de agosto:La impunidad en la muerte de Liliana Herrera

De acuerdo a las múltiples versiones de P12, el 5 de agosto falleció Liliana Herrera en el Hospital Regional de la capital provincial, como consecuencia de una infección generalizada. La jóven tenía 22 años y era madre de dos hijas, de 3 y 6 años. “Llegó a la guardia el viernes desde el paraje Las Lomitas, en el departamento de Loreto”. Cecilia Canevari, docente e investigadora del grupo Géneros, Política y Derechos del Indes de la Universidad Nacional de Santiago del Estero e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue quien detalló que “La operaron para sacarle el útero, hizo varios paros cardiorrespiratorios en el medio de la cirugía, pasó a terapia intensiva y murió al poco rato”.

Todas estas notas “verdes”  fueron replicadas miles de veces cada una por las adherentes pro IVE y distribuidas en las redes, donde acusaban a los 38 senadores que votaron en contra de Ley de ser los “culpables” de esta nueva muerte por un “aborto ilegal”.

Diferente suerte corrió el comunicado del Ministerio de Salud de la Provincia de Santiago del Estero, que tuvo solo 20 me gusta y compartidos en Facebook, y fue olímpicamente ignorado por los medios verdes por su contenido poco conveniente.

Ocurre que la versión oficial dista de la distribuida por la integrante de la campaña Nacional abortera, y señala que de acuerdo a la Historia Clínica del Hospital:

“Ingresa el día 3 de agosto a las 23,40, por guardia, una paciente de sexo femenino de 22 años de edad con diagnóstico de feto muerto intrautero e infección urinaria, derivada desde el Hospital de Loreto. Se certifica diagnóstico de ingreso, bajo rastreo ecográfico, y se procede según protocolo a la evacuación uterina; la misma se produce a las pocas horas del ingreso y se completa el proceso con el envío del material a Anatomía Patológica. La paciente, posterior a la evacuación uterina, presenta evolución tórpida con hemorragias en napa y signos de sepsis, que es tratada en quirófano y luego transferida a la Unidad de Terapia Intensiva , que irremediablemente deja de existir, producto de su gravedad a las 21,45 del día 4 de Agosto en la Unidad de Terapia Intensiva“.

El parte señala específicamente que “no se encuentran registros en la historia clínica de la paciente de datos sobre la existencia de maniobras abortivas expresadas, ni por la paciente ni por los familiares que la acompañaron durante el proceso en el centro de salud“.

El caso del Hospital Lagomaggiore en Mendoza

Nuevamente Pagina 12 tomó la delantera y, a través de una entrevista con Claudia Anzorena, integrante de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito de la provincia de Mendoza, el pasado 8 de agosto publicó la nota Los estragos de la clandestinidad en la que aseguran que hay “Otra mujer en estado grave por un aborto clandestino” para luego agregar que “Una mujer de 34 años quedó internada en grave estado en un hospital de Mendoza, tras haber ingresado a la guardia por haber sufrido un aborto. Desde el centro de salud confirmaron que la paciente ingresó a la guardia con una hemorragia, fiebre y una infección, por lo que debieron extirparle el útero. La mujer, madre de cinco hijos, lucha por su vida en la terapia intensiva del Hospital Lagomaggiore“. Esta nota ya se tornó sospechosa, y tuvo solo 400 compartidos en Facebook.

A pesar de que el Hospital había advertido que no se podía determinar aún la causa y que el marido de la joven había explicado que no se trataba de un aborto clandestino, la Senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti, justificó su apoyo a la ley IVE basándose en este caso de “aborto clandestino”.

El 15 de agosto, tras varios días en Terapia Intensiva, la paciente, su familia y el mismo nosocomio fueron los encargados de desarmar esta nueva mentira señalando que “La mujer que estaba internada en grave estado en el hospital Lagomaggiore recibirá este jueves el alta médica tras haberse recuperado. Los médicos constataron que había sufrido un aborto espontáneo y no se había sometido a una práctica clandestina como algunos especularon al conocerse el caso” tal cual publicó Los Andes . Esta vez, la gente compartió 649 veces la desmentida oficial.

El caso Aida y el perejil, en Buenos Aires

Este caso fue publicado en primer lugar por Pagina 12 y luego levantado por el resto de los grandes medios (Infobae, Perfil, Crónica, etc). “Elizabeth vivía en un barrio humilde de José León Suarez y el domingo ingresó a la guardia con un shock séptico, una infección generalizada, por intentar interrumpirse el embarazo con un tallo de perejilHace años que no recibíamos un caso con perejil en las guardias. La ilegalidad somete a las mujeres más pobres a las prácticas más desesperadas”, le contó a Página “una médica que tuvo acceso al caso pero que prefirió preservar su nombre“.

En este caso, al testimonio de la “misteriosa médica” se sumó el de la presidenta del Observatorio Ni Una Menos y coordinadora de la agrupación MuMaLa, Raquel Vivanco. “Murió E, la joven de 34 años que ingresó a una guardia de un hospital bonaerense luego de un aborto clandestino. Este es el resultado de la votación en el Senado. No les importa la vida de las mujeres. Aborto Legal o aborto clandestino esa es la discusión”.

Luego en Infobae, el nombre de la médica con “acceso al caso” fue blanqueado: “Llegó con un cuadro de shock séptico y una rama de perejil en el útero”, confirmó a Infobae la médica Ana Paula Fagioli, quien pertenece a la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. “Se le practicó una histerectomía de urgencia, en la que se le retiró el útero, que es el punto de infección. Pero este tipo de infecciones avanzan muy rápidamente y el cuadro era gravísimo”.

En las diversas crónicas no solo cambiaron el nombre de la joven de Elizabeth a Liz y luego a Aida, sino que también dieron diferentes edades: 24, 32 y 34 años, cantidad de hijos: 2, 3, 4 y edades de cada niño.

Crónica fue más allá y subió las fotos y el nombre completo de la supuesta víctima: “Aida Nuñez Rodas“. En ese momento, y como hicimos con los tres casos anteriores, desde El Disenso dimos a conocer a través de un tweet y de un post en Facebook que se trataba de un error, y que la joven con ese nombre exacto había sido madre hacía 15 días y estaba viva en Paraguay.

Un par de días después, la verdad se hizo pública a través de la propia Aida desde un medio paraguayo, en la nota “Denuncia que en Argentina la dieron por muerta en aborto clandestino“, donde la joven mamá de 32 años, oriunda de Cecilio Báez, denunció que en Argentina utilizaron sus datos y fotografías para informar sobre la supuesta muerte de una mujer que fue sometida a un aborto clandestino. Aida ya se reunió con una familiar, que es abogada, para analizar las acciones legales, y adelantó que presentarán una denuncia formal ante la Policía Nacional y el Ministerio Público.

En la misma fecha, hubo una segunda joven de nombre “similar”, Aida Rodas, que si falleció en Argentina, aunque de acuerdo a la versión brindada por sus allegados, no coincide la edad, ni el detalle de hijos y edades brindado por los medios, ni tampoco la causa de su deceso.

Pero nuevamente desde El Disenso, descubrimos la sombra de IPPF tras las denuncias de muertes por abortos clandestinos. La médica Ana Paula Fagioli fue invitada al Congreso, a donde concurrió como expositora a favor de la Ley IVE, en calidad de Médica de Casa FUSA, filial de IPPF en Argentina.

Ante una consulta de El Disenso, desde el Hospital Belgrano respondieron que la Dra. Fagioli no estaría registrada como staff de la guardia que recibió a la joven, le practicó una histerectomía de urgencia y luego, ante la gravedad de su estado, la derivó al Hospital General de Pacheco, donde falleció a los 90 minutos de ingresar. 

Pero estos no son los únicos casos, en junio se difundió la historia de la joven fallecida en el Heca de Rosario, también atribuido a un aborto clandestino, donde la familia salió a desmentir sin suerte y luego fue el mismo nosocomio el que, a través de un comunicado oficial, aclaró que el deceso se debió a la infección de una muela que se distribuyó por todo el cuerpo.

Mientras tanto, referentes feministas no pierden oportunidad para difundir en las redes como realizar un aborto clandestino con pastillas de Misoprostol a través de “La Sublevada” (Mujeres, tortas, pu7os, Travas y trans Nuevo Encuentro CABA) quienes por su parte invitan a retirar una cerveza gratis con tus pastillas para abortar: Buscá tus 12 pastillas de Misoprostol y llevate tu birra gratis” es la oferta que distribuyen desde Facebook.

Otras agrupaciones aprovechan cada una de estas tragedias para culpar por estas muertes a los 38 senadores que votaron en contra de la IVE, realizando manifestaciones públicas en el Congreso y en distintos colegios y universidades, como en el caso del Pellegrini, donde el pasado 16 de agosto la Diputada Cerruti promovió una charla pro aborto para menores de edad, con ramito de perejil incluido.

Foto principal: FanPage Facebook

El color del Aborto Clandestino

1 Comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*