El Disenso

En el aniversario de la inundación de La Plata, la verdad que todos quieren tapar: 89 personas fallecidas y un fallo impecable

por
en Informes/Política

Cada aniversario de la inundación del 2 de abril de 2013 en La Plata llega con especulaciones e imprecisiones sobre la causa. El Juez Luis Federico Arias es el autor de un fallo impecable, que hoy desde El Disenso recorremos para mostrarte que fue realmente lo que pasó en La Plata, cuando el agua dejó a la vista la mayor suciedad.

Las 141 paginas del fallo del Dr. Arias, inconveniente para muchos intereses, reconoce oficialmente a las víctimas fatales de la inundación ocurrida en la ciudad de La Plata y sus alrededores, los días 2 y 3 de abril de 2013. El magistrado fue implacable a la hora de la sentencia, hecho que le resulta imperdonable a los mismos jueces y fiscales que fueron consignados como cómplices del ocultamiento de fallecidos en la inundación, y que luego archivaron las investigaciones de los hechos delictivos.

En la causa caratulada como “Rodríguez Sandra Edith c/ Poder Ejecutivo s/ Habeas Data” (expte. Nº 27.068), se determinó el número de víctimas fatales: 89 personas fallecidas a consecuencia del temporal, y 16 casos dudosos. El número final, no fue controvertido y surge de la sentencia dictada el día 25 de marzo de 2014. Cabe recordar que fue la Suprema Corte quien estableció la competencia contencioso administrativa y no penal para esa determinación y que la sentencia fue confirmada por la Cámara en lo Contencioso Administrativo de La Plata y no fue recurrida ante otras instancias.

De la lectura de la sentencia se desprende que el hecho de haber determinado el número de 89 víctimas no clausura la posibilidad de que existan otras personas fallecidas a consecuencia de la inundación, dado que existe todavía la posibilidad demandar la oficialización de nuevas víctimas en el expediente judicial, situación que hasta el momento no se ha verificado, salvo dos fallecimientos denunciados por AFAVI hace más de dos años, sin aportar pruebas al respecto y sin que se haya impulsado el proceso desde entonces por parte de la referida asociación.

El Juez Arias hace notar que “La sentencia fue el resultado de un dificultoso proceso, donde distintos factores judiciales, políticos y mediáticos conspiraron contra el descubrimiento de la verdad, con consecuencias personales, que aún hoy perduran para todos quienes tratamos de desentrañar lo sucedido y descubrimos no sólo la falsedad del número de víctimas, sino toda una serie de maniobras delictivas y corruptas que comprometen a la policía, el poder político y al judicial, conforme lo hemos denunciado en reiteradas oportunidades“.

La inundación que expuso la mayor suciedad

Durante la investigación de la causa que buscaba determinar el número de víctima fatales, las más sombrías prácticas de la policía de la Provincia de Buenos Aires quedaron expuestas, las mismas que facilitaron el ocultamiento de las causales de muerte en los tiempos más oscuros de la dictadura. Fue la misma policía, la que ilícita y arbitrariamente impidió el ingreso de la justicia a la morgue, lo que derivó en que el juzgado tuviese que ejecutar el reconocimiento judicial con el auxilio de Gendarmería Nacional, y fue ahí cuando el Dr. Arias descubrió un sinfín de situaciones harto irregulares y macabras. Desde certificados de defunción alterados, donde una persona que falleció ahogada figuraba como fallecida a consecuencia de un carcinoma hepático (cáncer de hígado), al entierro de personas bajo el nombre de otras personas fallecidas con anterioridad, con el solo fin de ocultar su identidad, encontrando los investigadores dos tumbas con un mismo nombre. También se dio el caso de personas enterradas como NN cuando la policía conocía la identidad real del occiso. El Juez Arias señala que “Todas esas irregularidades, perpetradas en algunos casos con la anuencia de Fiscales, fueron denunciadas ante el Ministerio Público, pero jamás fueron investigadas penalmente. Tampoco hubo sanciones administrativas“.

A raíz de la gravedad de los hechos, el CIAJ – Colectivo de Acción en la Subalternidad y la Comisión Provincial por la Memoria presentaron una acción de habeas data contra Buenos Aires, que obligó a la provincia a confeccionar un protocolo de actuación para reglamentar el ingreso, rotulación, documentación, disposición, entrega e inhumación o cremación de cadáveres y restos humanos que ingresen a la Morgue policial de La Plata, en función de estándares de legalidad, certeza y debida custodia, dotar en el marco de 6 meses a la Morgue policial de La Plata de una infraestructura edilicia adecuada para la preservación de los elementos de prueba allí alojados, y la seguridad e higiene del personal que presta funciones y que la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia cree un protocolo de actuación para la realización de los procedimientos periciales que se ordenan en el marco de los procesos penales, en función de estándares de transparencia, seguridad, certeza y debida custodia dado que los Agentes Fiscales utilizan las morgues policiales en lugar de recurrir a las pertenecen al Poder Judicial.

El 2 de abril de 2013, la ciudad de La Plata y sus alrededores vivió la peor tragedia de la que se tenga memoria. Una ciudad entera arrasada por el agua que, con pérdida de vidas humanas, heridos y daños materiales, provoca tristeza y desolación en quienes la habitamos. No ha pasado un sólo día desde entonces en que no recordemos esta tragedia y a sus víctimas. Todos, más o menos directamente, en lo personal o a través de familiares o amigos hemos sido víctimas de la inundación. Pero son las víctimas fatales quienes han teñido de luto a la ciudad y que nos exigen, a quienes desempeñamos funciones públicas, un mayor esfuerzo en el ejercicio de las mismas para la construcción de la memoria ciudadana“. – Juez Luis Federico Arias.

El Disenso
Las 89 víctimas de La Plata
El Disenso
Las 89 víctimas de La Plata
El Disenso
Las 89 víctimas de La Plata

Inundación de La Plata: “Esto nunca se lo conté a nadie, hasta hoy no había podido hablar de esto”

4 Comentarios

  1. Horrorizada por el relator, admirada por el valor de este vecino que salvó tantas vidas y como siempre indignada por el accionar de la justicia , siempre y lenta muy lenta.
    Demás está decir que arrastró un juicio de mala praxis por la muerte de una hija ,llevo ya 7 años.
    Es una vergüenza la justicia que tenemos en este país
    Honro a los muertos ocurridos en esa tragedia y felicito y valoro enormemente el actuar de ese vecino.

  2. Desde las 7 de la tarde esperaba que pare y baje el agua para ir a buscar a mi viejo de 80 años y su señora que estaban en su casa en 9 y 524. Les pedí a un par de pibes en un kajak que se acerquen a ver como estaban. El kajak se alejó por 524 y al llegar a 8 veo como se lo lleva la correntada sin siquiera doblar. Este Héroe de la nota, llegaba, dejaba gente y volvia a salir. Como a la una de la mañana le ruego que vaya a buscar a mi viejo, y me mira desconsolado y me dice, “Flaca, no tengo mas combustible, que hacemos? y ahi la gente empezó a abrir las tapas de los tanques de los autos estacionados en la subida, y le metio la nafta que juntó, así nomas. Salió y al rato me los trajo, empapados, congelados, desorientados, pero vivos. A ellos y a otra pareja mayor vecina. Mis viejos habían intentado como a las 22.00 salir, llegaron a la esquina de 8 y casi se los lleva la correntada. Volvieron a su casa, resignados a morir ahí. Cuando los vinieron a buscar, estaban sentados en unas sillas sobre la mesada. El agua llegaba al asiento.
    Le debemos la vida de toda la familia, y sólo atiné a tocarle la puerta a fin de año, con un pan dulce casero, y un vino, y me largué a llorar cuando la esposa abrió la puerta.
    Pero hay vez que no pase y mire, y en silencio le diga “Gracias, vecino “.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*