El Disenso

Vidal le pagó casi medio millón de la caja del Bapro a su empleada María Luján Rey, familiar de una víctima de Once

por
en Banco Provincia/Compras y Contrataciones/Informes

María Luján Rey era una profesora de geografía en un colegio de Merlo, hasta que la tragedia de Once cambió su vida. Su hijo, Lucas Menghini, falleció en el siniestro más grande de la historia del Ferrocarril Sarmiento. A partir de ese momento la docente secundaria comenzó una incansable campaña de lucha contra la impunidad que le permitió posicionarse en la administración gubernamental de María Eugenia Vidal, además de percibir contratos adicionales de casi medio millón de pesos.

Luego de la tragedia de Once, María Luján Rey se introdujo al vértigo de la vida política; alejándose, para siempre, de los claustros. Pronto obtuvo un puestito testimonial como asesora parlamentaria y se acercó al PRO. A partir de 2016 comenzó a formar parte del equipo de María Eugenia Vidal. Si bien el cargo de María Luján la ubica en la Dirección Técnica y Social bonaerense, su contacto con Mariu es inmediato. Según ella misma explica, se encarga de “dar una respuesta a las solicitudes que, vía mail, Facebook, carta o papelito durante un acto, le llegan a la gobernadora“. Rey se volvió tan paulatinamente un engranaje del aparato comunicacional cambiemita, que casi no se dio cuenta, ya que, según ha expresado a Perfil, con María Eugenia “nunca me sentí utilizada políticamente“.

Al servicio de Mariu, Rey fue entrevistada por los principales medios gráficos y recorrió los pasillos de la tele. Fue invitada en los programas de Mirtha, Mariana Fabbiani y también en Intratables. Durante su raid mediático, la mamá de Lucas Menghini no ha perdido ocasión de loar a la gobernadora y militar contra la libertad de Julio De Vido. Además, ha denunciado sistemáticamente toda clase de manipulaciones políticas para contener y manejar su discurso. Siguiendo su relato, el kirchnerismo realizó constantes maniobras para comprar a la luchadora. “Intentaron silenciar(nos) a través de ofrecimientos de arreglos extrajudiciales, a mi me tocó“, sostuvo María Lujan en Perfil. Más directa fue en Infobae, donde contó que le ofrecieron autos y puestos y que “el ex ministro de Planificación (Julio de Vido), a través de dos emisarios, le ofreció trabajar con él“.

A contramano de este kirchnerismo desesperado por comprar el silencio de los familiares de las víctimas, en una entrevista televisiva cierto periodista eclipsado por la pauta, le cuestionó a Cristina Fernandez haberlas abandonado y no haberles puesto un peso. Frente a tal reproche de Novaresio, la ex presidenta explicó que el ejecutivo brindó toda la asistencia a su disposición, según las necesidades de cada persona, pero que el resarcimiento debía resolverse en sede judicial. Concretamente, en los tribunales se debaten indemnizaciones por un monto de 1.500 millones de pesos, y el Dr. Leonardo Menghini, cuñado de María Lujan Rey, es quien impulsa la causa en representación de gran parte de los damnificados.

María Luján también logró ubicar a su hija Lara en la Provincia de Buenos Aires. A pesar de que Macri prometiera en campaña que “Conmigo se acaban los curros en Derechos Humanos“, Lara Menghini fue contratada por la Municipalidad de Morón como administrativa de la Dirección de DDHH, a las órdenes de Ramiro Tagliaferro.

El Disenso
Nómina de Personal de la Municipalidad de Morón / Feb 2018 – Pag 6

Además del salario por desempeñarse respondiendo mails y papelitos en la Dirección Técnica y Social del gobierno bonaerense, en febrero de 2017 la insobornable luchadora contra la impunidad fue beneficiada con una contratación directa por servicios sin descripción ofrecidos al Banco Provincia de Buenos Aires, también dependiente de María Eugenia, con referencia de orden de compra 131972 y por un monto de $455.000,00.

El Disenso

Foto Principal María Luján Rey: Perfil

¿Cuantos millones pagó el gobierno de Vidal para la cobertura en vivo de la detención de De Vido?

Novaresio: Más de un millón de razones para ser oficialista

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*