El Disenso

Macri tomó un préstamo por 900 millones de dolares para 771.000 nuevos planes sociales

El gobierno continua con el despilfarro fiscal para consolidar un estado clientelar, tomando préstamos internacionales multimillonarios para planes sociales. Ahora Macri aprobó la firma de un préstamo del BID por u$s 900.000.000 ($36.000.000.000) destinado a sostener los planes que el Ministerio de Desarrollo Social entrega a través del Triunvirato de San Cayetano.

A través del Decreto 1079/2018, el presidente Macri aprobó el Modelo de Contrato de Préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo – BID por un monto de hasta U$S 900.000.000 (actualmente $36.000.000.000), destinado a financiar el “Programa de Apoyo a la Equidad y Efectividad del Sistema de Protección Social en Argentina”.

El Disenso

Dentro de los planes sociales que se verán beneficiados con este multimillonario desembolso se encuentran:

Programa Hacemos Futuro (Ellas Hacen, Argentina Trabaja y Desde el Barrio): 235.000 nuevos beneficiarios por un lapso estimado de 12 meses

Programa Becas Progresar: 536.000 nuevos beneficiarios por un lapso estimado de 12 meses

Subsidios para los beneficiarios de planes: Descuento del 55% de la tarifa general del transporte público automotor a través de la SUBE y extensión de cobertura de la Tarifa Social al Transporte Público Automotor TSTPA para 360.000 beneficiarios que además, residan fueran del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Cada uno de los subcomponentes va acompañado de una fuerte auditoría para evaluar que otras necesidades se deben atender en relación a los beneficiarios de estos planes sociales.

Actualmente, estos programas nacionales se articulan a través del “Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario“, es decir que no existe otra forma de acceder al sistema asistencial, sino a través de la estructura de punteros del “Triunvirato de San Cayetano“, conformado por la CTEP, BP y CCC.

La CTEP – Confederación de Trabajadores de la Economía Popular es una organización gremial que asegura ser “independiente de todos los partidos políticos” y representativa de los trabajadores de la economía popular. La Corriente Clasista y Combativa (CCC) es una agrupación política y sindical que viene del Partido Comunista Revolucionario y el Movimiento Barrios de Pie es una organización que viene del Movimiento Libres del Sur.

El Disenso

Federico Mariño (CCC), Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Juan Grabois (CTEP) y Emilio Pérsico (Movimiento Evita). Foto Clarín

El Movimiento de Trabajadores Excluidos es una de las organizaciones sociales que funda la CTEP junto con Gustavo Vera de La Alameda, Luis Caro del MNER – Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas por los Trabajadores y Emilio Persico con el Movimiento Evita.

La independencia de los partidos políticos es solo pour la gallerie y para muestra basta un botón: el Secretario General de la CTEP es el Gringo Castro, cuya mujer, Mariel Fernandez, es la referente femenina del Movimiento Evita y quien acompañó a Randazzo en la boleta de las Paso en Moreno.

Cada vez que la CTEP y su gente realiza un reclamo, el gobierno tiene una sola opción: ceder. Caso contrario, debe lidiar con movilizaciones y ollas populares por doquier, por esa razón, este préstamo por 36.000 millones de pesos garantiza 771.000 planes sociales por los próximos 12 meses y le asegura al gobierno un tiempo prudencial de paz social hasta las próximas elecciones.

Es importante aclarar que como surge de la Resolución Conjunta Nº 1/2017 “Programa Proyectos Productivos Comunitarios”, estos planes son un “complemento” de ingresos para titulares de planes ya otorgados por el Triunvirato, es decir, para gente que ya está en la estructura y goza de otros planes. Estos complementos son de carácter “no retributivo”, es decir que no hay que prestar servicio de ninguna clase, alcanza con ser parte de la estructura de la CTEP, la CCC o BP.

El Ministerio de Desarrollo Social tuvo un presupuesto de 69 mil millones de pesos en 2015. Para 2017, la cartera de Stanley administró un gasto de 174 mil millones de pesos. En 2019, Desarrollo Social (desagregando el presupuesto de salud) gastará 605 mil millones de pesos, volcando en la caja negra de la “asistencia” 9 veces más que el kirchnerismo en 2015. Apalancado en deuda externa, el modelo asistencial argentino es completamente insustentable.

 

Para entender el actual manejo y reparto de los planes sociales en Argentina, leé esta investigación 👇

 

Grabois, el Todopoderoso



**Si vas a levantar esta nota en tu medio, por favor respetá nuestro trabajo y citá la fuente. Gracias!**

Para que este proyecto continúe y podamos redoblar nuestro trabajo, te invitamos a

👉 👈

 

Dejá tu comentario!

1 Comentarios

  1. Los préstamos del FMI hay que empezar a pagarlos en 2020.
    La plata para los planes sociales son para el año que viene; después no habrá plata.

    ¡Estos sí que dejarán una pesada herencia!

nulled wordpress themes