El Disenso

Para el veedor Robles, todos son de su condición

por
en Interior/Investigaciones/Política

Uno de los veedores “imparciales” de Garavano en la provincia de Tucumán, que tiene como antecedente haber “extraviado” un expediente donde se lo acusaba de incumplir con su obligación laboral en la UNT, emitió un informe acusando al oficialismo de “desvirtuar toda la prueba para que el proceso caiga“. Caramba, que coincidencia!

El Ministro de Justicia, Germán Garavano, solicitó desde su Ministerio a la Corte de Tucumán, el acceso de dos “veedores imparciales” enviados del Poder Ejecutivo a 33 causas cursadas contra opositores a Cambiemos, siendo el Caso Lebbos la principal apuesta. Esta semana, el veedor Juan Roberto “Chino” Robles envió a Garavano un primer informe sobre el Caso Lebbos, respecto a la “posible existencia” de una operación orientada a apartar al fiscal Diego López Ávila de la causa, a través de maniobras de encubrimiento y pistas falsas. En su escrito, Robles expuso sus sospechas: “el poder político habría comenzado a efectuar presiones tendientes a lograr la separación de López Ávila, que, pese a todas las adversidades, hizo avanzar la investigación, y posibilitó el debate público que comenzó en febrero. Se pretende desvirtuar toda la prueba para que el proceso caiga” solicitándole al ministro Garavano que tome nota de que “en nuestra provincia aún sigue vigente un sistema de gobierno donde muchas veces es imposible advertir la división de poderes; los sistemas de contralor adecuado; el acceso a la información pública y la transparencia en los actos de la administración“.

Cabe aclarar que Robles es un veedor con parcialidad asegurada. Durante los últimos 12 años, tomó claro partido por este caso emblemático, acompañando a Alberto Lebbos en sus marchas, junto a carteles en contra de los Alperovich. Es que Robles es un conocido dirigente radical tucumano, y a la vez abogado personal de José Manuel Cano. Juntos conforman un equipo de trabajo: mientras Robles se dedicaba a representar diversas personas que accionaban legalmente contra el gobierno de los Alperovich, Cano se movía haciendo lobby y llevando el tema a los medios hegemónicos en un esquema de desgaste estratégico para esmerilar la imagen del matrimonio.

En junio 2013, Robles defendió a Karina Pellasio en la denuncia por injurias iniciada por la entonces Senadora Rojkes. Karina es la sobrina de Jesús Pellasio, sindicalista de UATRE, conocido opositor de Alperovich. Luego de que Pellasio agrediera a Rojkes en un lugar público, Robles se ofreció gratuitamente a asumir su defensa. Dos meses después, Pellasio lanzó su carrera política.

En agosto de 2013, un supuesto fotógrafo fue demorado durante dos horas en una dependencia policial luego de iniciarse una discusión frente a un stand del FPV donde se encontraba Sara Alperovich. Robles se hizo presente en el lugar para defender al joven ante la Fiscal Adriana Reynoso, mientras Cano twitteaba respecto al incidente, haciendo cargo al entonces gobernador por “no respetar las libertades ciudadanas y amedrentar a quienes no comulgan con el oficialismo“.

En octubre de 2013, Robles, entonces Secretario General de la UCR, se ofreció también a representar a Mariel Banegas, acusada de estafa. En este caso su estrategia fue intentar probar al tribunal que Banegas era puntera de Betty Rojkes y Sara Alperovich, a través de 2 fotos de la acusada participando en 2 asados del PJ. El material fue aportado por Robles a la causa.

En julio de 2014, Robles representó a Paola Alejandra Ruarte en una denuncia contra el legislador provincial Guillermo Gassenbauer, por “presuntas estafas e irregularidades“. En esta oportunidad, Cano fogoneó la denuncia a través de las páginas de La Nación mientras Robles solicitaba al fiscal federal de feria Carlos Brito, “custodia a cargo de Gendarmería Nacional” porque el padre del denunciado se había desempeñado como Ministro de Seguridad de Alperovich.

En noviembre de 2014, Cano y Robles emitieron un documento vinculando a dealers (narcomenudeo) con punteros de Alperovich. El entonces gobernador les respondió que en lugar de ensuciar a la gente generalizando, que realicen la denuncia con nombre y apellido. La denuncia nunca fue presentada.

En septiembre 2015, Robles patrocinó a Cano en la denuncia por supuesta asociación ilícita en Tucumán para montar “un plan para poner en peligro el sistema constitucional y la elección de autoridades mediante el sufragio libre, universal y secreto“. Esto desembocó en incidentes que mancharon los comicios en la provincia bajo las atentas cámaras de TN/Canal 13 que habían arribado para cubrir una puesta en escena de un supuesto fraude fogoneada desde los medios hegemónicos.

Se pretende desvirtuar toda la prueba para que el proceso caiga” denunció Robles respecto al Caso Lebbos. Esto nos recuerda al caso en el que Robles fue acusado de incumplir con su obligación laboral como profesor adjunto con semidedicación de la cátedra “A” de Derecho Penal II en la UNT. En septiembre de 2017 Robles “extravió” el expediente de la Universidad Nacional de Tucumán en el que se lo acusaba y al descubrirse la situación, se justificó aduciendo que se le “traspapeló” el documento con la denuncia en su contra. La decana Adela Seguí ordenó la reconstrucción del expediente desaparecido en manos de la mano derecha de Cano.

Pero no es la primera que Robles aparece relacionado a un caso donde Se pretende desvirtuar toda la prueba para que el proceso caiga. En nuestra investigación: “No fue magia: desaparecieron de la Universidad los expedientes de dos denuncias relacionadas a Cano“, al tiempo que Robles acusado de incumplir como profesor adjunto en la Universidad de Tucumán, su cliente, el diputado de Cambiemos por Tucumán, José Manuel Cano, fue acusado de desviar fondos de la casa de estudios para su campaña electoral. Desde El Disenso expusimos una enorme coincidencia: justo cuando la justicia comenzó a investigar las dos denuncias, los expedientes desaparecieron junto con las copias originales de la documentación, lo que hizo imposible su reconstrucción.

Nuevamente recordamos las palabras escritas por el veedor de Cambiemos:
Se pretende desvirtuar toda la prueba para que el proceso caiga“.

Con veedores de alevosa parcialidad, el poder ejecutivo nacional presiona a la justicia tucumana violando la independencia de poderes y vulnerando la autonomía provincial. Una avanzada aberrante sobre el sistema republicano federal que se realiza con la cobertura artillera de los medios hegemónicos.

 

No fue magia: desaparecieron de la Universidad los expedientes de dos denuncias relacionadas a Cano

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*