El Disenso

Contrabando textil desde China: Awada y la mafia de los containers

Esta semana el Juez Aguinsky dispuso procesamientos en una causa por contrabando textil desde China. Desde El Disenso te contamos la conexión con Daniel Awada, el cuñado del presidente, y las causas anteriores por trabajo esclavo, talleres clandestinos y contrabando de mercadería que rodearon a la marca Cheeky SA, entonces dirigida por la primera dama, Juliana Awada.

Causa por contrabando Textil desde China

El domingo 11 de marzo, el juez Marcelo Aguinsky, titular del Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 6, resolvió la situación procesal de 51 imputados, ordenando procesamientos en una de las causas por contrabando textil desde China, donde se llevaban a cabo maniobras de sustitución y falsificación de documentación para disimular las reales cantidades y precios de las mercaderías. El embargo decretado contra los procesados asciende a casi 4.000.000.000 de pesos. Uno de los procesados es TT Cargo SA, la importadora que ingresó los containers de las empresas Diolcor y Jualber Textil que transportaban ropa de Cheeky y Como quieres que te quiera, marcas pertenecientes a Daniel Awada, hermano de la primera dama.

En el marco de la causa iniciada en 2016 a raíz de una denuncia de la Aduana ante la Procelac, el magistrado procesó a personas y sociedades que se encuentran acusadas de integrar una asociación ilícita que adulteraba la documentación presentada en la Aduana al contrabandear telas, con el fin de ocultar a los compradores reales y abonar menos impuestos por las transacciones comerciales. Dentro del modus operandis, los implicados ingresaban material textil bajo declaraciones erróneas, o bien cambiando el peso de la mercadería ingresante al país.

El allanamiento principal de la causa se dio la empresa TT Cargo SA dedicada a la emisión de documentos de transporte apócrifo, donde se secuestró una impresión de un correo electrónico que mencionaba documentos enviados a la empresa Vaiatex, referentes a Jualber Textil SA, dos empresas que forman parte de los autos principales de la causa.

En mayo de 2016, Perfil publicó que “al menos tres contenedores” pertenecientes a firmas fantasmas involucradas en la mafia de los contenedores, ingresaron al país “conteniendo ropa de las marcas de Awada”, y que el cuñado presidencial responsabilizó por este hecho a su importador. En esa investigación, se dejó constancia que los contenedores identificados con las siglas EISU 185168-5 y FSCU 496146-9 llegaron al país a nombre de Diolcor SA con 12.802 kilos de prendas. Los mismos contenían distintos modelos de “camperas para niños”, “conjuntos astronauta”, “camperas para dama y para niños” de Cheeky (Cheek SA) y Como Quieres que te Quiera, ambas marcas pertenecientes al hermano de la primera dama. La misma maniobra se detectó en un tercer contenedor, EITU 118458-6, ingresado a nombre a Jualber Textil SA, que esgrimía un certificado de la AFIP eximiéndolo del pago de IVA por ropa importada.

La firma TT Cargo contaba con sellos en chino para falsificar los documentos extranjeros. En uno de los últimos allanamientos se obtuvieron e-mails en los que tres miembros de Vaiatex daban instrucciones a TT Cargo respecto de a nombre de qué empresa trucha debían ingresar cada contenedor. El objetivo era ocultar a los verdaderos destinatarios finales de la ropa y las telas. Entre esas firmas estaban Diolcor y Jualber Textil.

Tanto Diolcor como Jualber Textil fueron inscriptas el 23 de abril de 2015 en AFIP, como “vendedoras de telas y prendas de vestir”. Para la apertura de los contenedores de Diolcor SA se labró un acta en la que se presentó Eduardo Llamera, un despachante que trabajaba en Vaiatex. En el Proyecto de Control de Importaciones Textiles de 2011, Llamera figura como responsable de la “Licencia No Automática” de Cheek SA”. En abril de 2016 se presentó la despachante Lucía Matilde Aprea reclamando sin éxito 10 contenedores de Diolcor y Jualber Textil.

El Disenso

Si bien los contenedores guardaban ropa de las marcas de las empresas del cuñado presidencial, ninguna de las dos firmas posee importaciones registradas en el sistema de Aduana. El 22 de julio de 2016, Cheek SA se presentó ante la Dirección de Investigaciones de la Aduana y reclamó el contenedor de Jualber Textil SA. La Aduana comunicó el pedido al Juzgado Federal Nº 6 en lo Penal Económico, que investiga la mafia de los contenedores y el juez Marcelo Aguinsky ordenó abrir el contenedor. Nadie reclamó los dos contenedores de Diolcor SA con ropa de Awada.

Si bien desde la empresa de Awada aclarararon que “Cheek SA no tiene ni ha tenido relaciones comerciales con la empresa Jualber Textil SA ni con la empresa Diolcor SA” y que “Para la adquisición de mercadería proveniente de Oriente se utilizaron en el pasado los servicios de un trader“. El importador de las empresas cuyos containers contenían ropa de Awada, era el “trader” TT Cargo SA.

Causa por contrabando de mercadería en tránsito

El 5 de febrero de 2016, el Juez Diego Amarante sobreseyó a Daniel Awada en una causa iniciada en 2012 por un presunto contrabando de mercadería proveniente de China, en tránsito hacia Paraguay. El Ministerio Público Fiscal priorizó el derecho de los imputados de ser juzgados en un “plazo razonable y por el beneficio de la duda”.

La causa investigaba una supuesta maniobra ilegal para evitar el pago de aranceles. Durante la instrucción, se anuló la prueba principal contra los imputados: la declaración de los choferes Osvaldo González Meaurio y Arsenio Paredes, contratados para trasladar la mercadería desde la Aduana de Buenos Aires hacia Paraguay, quienes denunciaron en primera instancia haber sufrido un robo para luego desdecirse afirmando que, por indicación de una tercera persona, habían descargado la mercadería en un deposito de la firma Cheeky en Martínez. La defensa de Awada se basó en que su empresa “no pagó la mercadería ni contrató a los camioneros”, aunque de acuerdo a una investigación publicada por Diario Registrado, la documentación que presentó la AFIP y la Aduana estaba consignada a nombre de Cheek SA.

Causas por talleres clandestinos y trabajo esclavo

Durante la gestión de Jorge Telerman, el GCBA denunció penalmente a la empresa Cheeky por trabajo esclavo. En esa oportunidad acompañaron la denuncia La Alameda y la Defensoría del Pueblo. Si bien se constató la presencia de empleados textiles sometidos a la servidumbre, el entonces Juez Federal Guillermo Montenegro sobreseyó a la firma dirigida por Juliana Awada, en esa época novia de Mauricio Macri. Luego de estampar su firma en un escandaloso fallo, Montenegro renunció a su cargo y asumió como Ministro de Justicia y Seguridad del GCBA, ya en manos del PRO.

El 25 de Febrero de 2014 el cuñado del presidente fue imputado por “reducción a la servidumbre de costureros bolivianos con documentación irregular” en la causa donde se investigaba el sometimiento a trabajo esclavo en talleres de la marca Cheeky. Los trabajadores empleados en los talleres clandestinos donde se confeccionaban prendas de vestir para sus marcas Cheeky y Como quieres que te quiera, se encontraban encerrados bajo llave, “en piezas de extrema precariedad“. De acuerdo a la causa, los empleados “vivían y trabajaban sin condiciones de higiene, seguridad y hasta desconocían cuánto era el monto de su salario“.

La defensa de Awada aseguró que se trataba de contratos con “empresas independientes” que expedían facturas por la ropa que confeccionaban para sus marcas, y que las relaciones laborales y jerárquicas son exclusiva responsabilidad de los titulares del taller. En abril de 2015, la jueza María Fontbona de Pombo dictó un fallo sobreseyendo al cuñado presidencial, y al resto de los imputados en la causa. Si bien el fiscal apeló, la Cámara confirmó el fallo de la magistrada.

Durante la campaña presidencial de Mauricio Macri, Daniel Awada aportó 2,6 millones de pesos a Cambiemos, a pesar de haber declarado ganancias durante ese año por “apenas” 1.063.200 pesos.

En 2015 Macri nombró al ex Juez Federal Guillermo Montenegro como Embajador argentino en Uruguay. Desde diciembre de 2017, el hombre que liberó en el primer juicio por trabajo esclavo a la empresa de la Familia Awada, juró como Diputado Nacional de Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires.

En 2017, los containers de Diolcor SA con ropa de Awada pasaron a integrar la lista de donaciones realizadas al Ministerio de Desarrollo Social, aunque hasta el momento no se han visto niños pobres de ninguna provincia vistiendo los últimos modelos de Cheeky y Como quieres que te Quiera.

Chapadmalal: clausuran la costa para que Awada haga gym con su personal trainer

Para que este proyecto continúe y podamos redoblar nuestro trabajo, te invitamos a

👉 👈

 

Dejá tu comentario!!!

Comentarios

Etiquetas
, ,

Hacé escuchar tu voz. Dejá tu comentario!

nulled wordpress themes

Close