El Disenso

Keynes Ciao, Keynes Ciao, Keynes Ciao, Ciao, Ciao!

por
en Nación/Opinión/Política

Se acabó el “modelo keynesiano”, que bien o mal implementó el kirchnerismo, y que encontró sus más excesivo cultor en Mauricio, quien batió todos los récords de gasto público para dar una demostración de fuerza electoral en las elecciones de 2017. ¿Cómo será ahora “pagar la fiesta”…?

 

Una mattina mi son svegliato,
Keynes, ciao! Keynes, ciao! Keynes, ciao, ciao, ciao!
Una mattina mi son svegliato
e ho incontrato l’invasor.

keynesiano, portami via,
Keynes, ciao! Keynes, ciao! Keynes, ciao, ciao, ciao!
keynesiano, portami via,
ché mi sento di morir.

 

El FMI llega para asistirnos en una gran depresión. Sus prestamos serán “nuestra metadona”.
La sociedad argentina, adicta al gasto público creciente y al flujo inflacionario, se puede poner inquieta cuando le reduzcan la dosis de gasto de acá a las elecciones, siempre inoculando la mínima medida para garantizar una victoria electoral.

A partir de ese momento, viene el shock, y vamos a sufrir toda la sintomatología de un síndrome de abstinencia.

La depresión económica será profunda, nos vamos a chocar de frente contra una pared, porque el ser humano es un hombre de hábito, porque el propio Macri mintió tantas veces en la baja de la inflación que el pueblo no le cree, y falló tantas veces recortando el gasto que el gran capital, tampoco.

Entonces, la inflación sobrevivirá un par de años a las condiciones de emisión monetaria que la generaron, asfixiando dramáticamente el bolsillo de los argentinos. Y un par de años más tarde, a medida que nos adaptemos al lugar que nos depare la división internacional del trabajo, llegarán los síntomas de recuperación. La primavera se sentirá en la clase media y nunca le llegará a los trabajadores, que sacarán eternos “seguí participando” en la marketinera lotería de la movilidad social ascendente. Ese es el camino de la “desintoxicación keynesiana”.

Vale la pena hoy tomarse un tiempo para leer a la escuela de Austria, a Hayek, a Von Mises, y también a Milton Friedman. Vale la pena, porque esos antipáticos liberales son los arquitectos de esta argentina refundada entre corridas cambiarias y llamados a Lagarde.

-“Eh, pero la lucha, la resistencia, vamos a volver, MMLPQTP, no hay que permitir que nada de esto suceda“.

La lucha es un imperativo moral: hay que luchar, y desde El Disenso seguiremos haciéndolo con nuestras armas, visibilizando los atropellos a los más vulnerables e investigando los esquemas de corrupción de este hatajo de inhábiles morales que nos sacrifican para mejorar las condiciones macroeconómicas de sus empresas. Porque, como bien expresó Sun Tzu, conocer al enemigo es indispensable, no ya para la victoria, sino incluso para sobrevivir. El camino liberal ya fue tomado, esto sucedió con el aval de la rama conservadora del peronismo, y ante la pasividad permisiva de la CGT.

Y con esos avales, llega ahora la “desintoxicación keynesiana”, o bien el colapso por “sobredosis”, porque si no atravesamos un período de perceptible y dolorosa depresión, vamos a terminar en una crisis de shock con la gente haciendo trueque, trabajando sin cobrar y muchos miles de compatriotas muriéndose de hambre en el medio de un caos social, o suicidándose por cientos, porque esa bomba ya está completamente ensamblada. La sacudida estructural que nuestro país sufrió los últimos días es apenas una demostración de fuerza de los grandes capitales que, llegado el caso, desde afuera nos van a dar el último empujón para hacernos caer, y vernos con la misma ejemplarizadora indiferencia con que hoy observan los padecimientos del pueblo venezolano.

Crédito foto principal: La Tercera

 

 

Macri cumple… los mandatos del FMI



**Si vas a levantar esta nota en tu medio, por favor respetá nuestro trabajo y citá la fuente. Gracias!**

Para que este proyecto continúe y podamos redoblar nuestro trabajo, te invitamos a

? ?


 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*