El Disenso

Causa de las Bombachas: absolvieron a Milagro Sala en juicio iniciado por el hijo de Gerardo Morales

por
en Judiciales

Los jueces que integran el Tribunal Oral Criminal N°2 absolvieron hoy por mayoría a Milagro Sala en la causa iniciada por Gastón Morales, hijo de Gerardo Morales, y bautizada mediáticamente como “la causa de las bombachas”, en la que se la acusó a la dirigente social de amenazar telefónicamente a la policías. Respecto a la prisión domiciliaria, la defensa de Milagro espera que el Juez Llermanos de cumplimiento inmediato a lo ordenado por la CSJ y la CIDH.

La causa conocida mediáticamente como “La causa de las bombachas” fue iniciada por Gastón Morales, el hijo de Gerardo Morales y los hechos se remontan a octubre de 2014.

  • En agosto de 2014, María Molina, integrante de la Tupac Amaru y amiga de Milagro Sala, denuncio el robo de su cartera que tenía las llaves de su casa. Poco tiempo después denuncio el robo de ropa interior de adentro de su casa.
  • En octubre de 2014, la hija de Molina, Natalia Vargas, estaba paseando en una feria y detectó que un puesto estaba vendiendo la ropa interior que le habían robado a su madre 2 meses atrás.
  • Vargas llamó a la policía y los agentes llevaron a la vendedora y a la denunciante a la comisaría, donde decidieron liberar a quien había sustraído la ropa interior y dejar detenida a Vargas, que había realizado la denuncia.
  • Milagro Sala, alertada por Molina respecto a la situación, llama a la comisaría y le pide a los oficiales que se queden con las bombachas incautadas pero que dejen ir a Vargas.
  • Un tiempo después, el hijo de Gerardo Morales y Luciano Rivas, en representación de la comisaria Ángela Cabrero, a cargo de la seccional 56, impulsaron una denuncia contra Milagro Sala por amenazas ocurridas durante la conversación telefónica.

Al asumir Gerardo Morales como Gobernador de Jujuy, Rivas y el hijo de Morales fueron reemplazados en la causa por el Dr. Eduardo Vergara, letrado del gobernador Morales contra Sala por incitar a que le tiren huevos en un escrache, donde Sala fue condenada a pesar de que el único testimonio en la causa provino de un empleado de Morales y se comprobó que la acusada no estuvo siquiera presente durante el escrache. La causa llegó a juicio oral el pasado 30 de noviembre. Durante el juicio no se pudo comprobar siquiera la existencia de las supuestas amenazas, ningún testigo las escuchó y se comprobó que luego de ocurrida la llamada, la comisaria no realizó ninguna denuncia ante la fiscalía ni dejó sentada la supuesta amenaza, sino que prosiguió tranquilamente con su trabajo, lo que indica que o no existió la amenaza o, de haber existido, no fue tomada en serio.

El alegato presentado por la defensa de Milagro Sala fue demoledor. Recorrió uno a uno los planteos de los denunciantes, la fiscalía y la querella y cada momento de las audiencias para dar cuenta la falta de pruebas que existió en cada una de las etapas del proceso. Al inicio de su presentación, Elizabeth Gomez Alcorta recordó que Milagro Sala es una presa política a disposición del contador Morales, a pesar que tres organismos internacionales –el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y ahora la Corte Interamericana de Derechos Humanos- y ahora la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictaron resoluciones, medidas cautelares y medidas provisionales a favor de la diputada del Parlasur que, hasta el momento, no fueron cumplidas por parte del Estado nacional.

Sólo existen los dichos de los denunciantes. No hay prueba alguna que acredite sus dichos y los denunciantes presentan una labilidad abrumante”, aseguró Gómez Alcorta.

Mientras la fiscalía y la querella pidieron 4 años de prisión efectiva, los jueces Antonio Llermanos, Mario Puig y Luis Ernesto Kamada que integran el Tribunal Oral Criminal N°2 resolvieron por mayoría absolver a Milagro Sala fundamentando su decisión en el in dubio pro reo, es decir, en la duda de la existencia de los hechos que beneficia siempre al imputado.

El juez Antonio Llermanos es el tío del Juez Pablo Pullen Llermanos, quien ahora debe dar cumplimiento efectivo al fallo de la Corte Suprema que ordena cumplir el fallo dictado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En comunicación con El Disenso, la Dra. Paloma Ochoa, abogada de Milagro Sala, confirmó que durante la mañana de hoy se presentó copia del fallo de la CIDH y de la CSJ en las tres causas donde Sala tiene dictada prisión preventiva, informando el domicilio real de Milagro en Barrio Cuyayá, solicitando se de cumplimiento inmediato a la prisión domiciliaria, y que la misma se haga efectiva en el domicilio real de Milagro Sala, lugar donde la líder social vivió con su familia hasta el momento en el que fue detenida por la justicia de Gerardo Morales, hace hoy ya 691 días.



**Si vas a levantar esta nota en tu medio, por favor respetá nuestro trabajo y citá la fuente. Gracias!**

Para que este proyecto continúe y podamos redoblar nuestro trabajo, te invitamos a

? ?


 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*