El Disenso

Alerta sanitario: BRF, que en Argentina fabrica Paty, es investigado en Brasil por adulterar análisis de Salmonella

En el marco de la Operación Carne Baja, realizada por la Policía Federal de Brasil, la justicia investigó a la empresa BRF por fraude en los análisis de laboratorio relacionados con la contaminación por bacterias Salmonella pullorum. En Argentina, BRF, aportante de campaña de Macri, es propietaria de reconocidas marcas como Paty, Campo Austral, Sadia, Dánica, Vienissima, Good Mark, Bocatti, Manty y Delicia.

La investigación realizada por la policía brasilera descubrió que tres laboratorios acreditados del Estado y dos de control de la empresa BRF, adulteraban los resultados de los análisis de Salmonella. El fraude contaba con la anuencia de ejecutivos de BRF, su cuerpo técnico, y los profesionales responsables por el control de calidad de los productos de la propia empresa. La justicia también constató maniobras extrajudiciales realizadas por los ejecutivos para encubrir las prácticas ilegales y emitió 91 allanamientos en cinco estados y 11 pedidos de captura para los implicados en el fraude sanitario.

De acuerdo a lo publicado por Agencia Brasil “El delegado de la PF, Maurício Boscardi Grillo, explicó que las planillas y laudos técnicos eran modificados y los resultados finales adulterados eran entregados al Servicio de Inspección Federal (SIF), para impedir que el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (Mapa) fiscalizara la calidad del proceso industrial de las plantas (frigorífico o matadero) de la BRF, omitiendo la presencia y cantidad real de la salmonella“.

BRF en Argentina

De acuerdo a la crónica realizada por Télam, Quickfood fue una de las empresas aportantes en la cena realizada en la Rural donde Macri recaudó una cifra cercana a los $150 millones para la campaña electoral que lo llevó a la presidencia. En marzo de 2016, Macri recibió en Casa Rosada a las autoridades de BRF, quienes le prometieron una inversión de U$S 292 millones que generaría 4500 empleos en el país. Acto seguido, la empresa vendió su participación en el frigorífico Estancias del Sur, que hasta el año 2007 perteneció a la familia Macri, y con una inversión de 190 millones de dólares compró Campo Austral y Alimentos Calchaquí.

En marzo de 2017 La Voz de Misiones dio a conocer que los dueños de Paty y Vienísima se encontraban procesados en Brasil por exportar carne podrida en el marco de la mayor operación realizada por la Policía Federal brasilera en la historia. Luego de dos años de investigación, cerca de 1100 policías ejecutaron conjuntamente 309 órdenes de detención emitidas por el Juzgado No. 4 de la Corte Federal de Curitiba.

La justicia detectó partidas de carne “no apta para consumo humano”, donde las empresas incorporaban a la materia prima una importante cantidad ácido ascórbico, que es una sustancia cáncerigena, para “maquillar” la carne en mal estado y disfrazar su color, olor y sabor. De acuerdo a la causa se encontrarían implicados en el fraude los directores y propietarios de las empresas BRF y JBS, quienes a su vez dependían de la ayuda de funcionarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento. El  trabajo conjunto posibilitó la producción de productos alimenticios adulterados con su respectivo certificado de salud sin supervisión.

El 30 de junio de 2017, desde la investigación “Justicia Brasilera: el Grupo Macri es un genocida empresarial” te mostramos un fallo donde la jueza consideró al Grupo Macri como un “Genocida empresarial”. Se trataba de la causa del Frigorífico Chapeco, una empresa del Grupo Macri en Brasil que hoy es BRF. Ese establecimiento es uno de los que fue investigado en el marco de la causa “Carne Baja” por fraude en los análisis de Salmonella.

El 26 de diciembre de 2017 se conoció que BRF despediría a 180 de los 450 empleados que posee en la planta de Baradero. En enero, el frigorífico Quickfood (BRF) solicitó la apertura de un procedimiento preventivo de crisis ante el ministerio de Trabajo de la Nación dejando la resolución del despido de los 180 empleados en manos de la cartera de Triaca. BRF se comprometió a no avanzar con los despidos y los empleados no podrán realizar huelgas, ya que a pesar de los números en rojo, durante la última distribución de la Cuota Hilton Macri le aseguró a su aportante de campaña el mayor tonelaje: unas 3.100 toneladas sobre un total de 25.444. Cada tonelada cotiza en promedio u$s15.000.

Rentabilidad por sobre la Salud Pública

Las reglas de juego en la elaboración de alimentos son claras, si se cumplen los riesgos se minimizan o suprimen. Hoy la mayor parte de la industria alimentaria es habilitada y controlada por Senasa, permitiéndole a las empresas comercializar libremente sus productos en todo el país o exportar. Gracias a la intervención del Senasa, las empresas cuentan con profesionales para el Control de Calidad que, sumados al personal profesional y técnico producen una red para garantizar la inocuidad alimentaria. Ambos controles son necesarios, dado que el Control de Calidad de las empresas está sujeto a las órdenes de los empresarios, y el Senasa es quien pone los limites y asegura que se cumpla con las normativas, obligando a las empresas a trabajar bajo programas como las Buenas Practicas de Manufactura, Procedimientos de Limpieza y los Autocontroles.

Los análisis se realizan sobre las carnes y productos a fin de detectar la presencia de bacterias, entre otras Escherichia Coli O157 H7 (presente en las hamburguesas), Salmonella (muy común en mayonesas caseras), Listeria (se encuentra en salchichas) entre otras, son realizados en laboratorios con control del Senasa y en laboratorios propios de cada establecimiento elaborador. En algunos casos las muestras la toma el personal del Senasa y en otros el personal de Control de Calidad del establecimiento. Todas estas bacterias son muy peligrosas para la salud de la población, fundamentalmente para niños y adultos mayores.

Al asumir Cambiemos, Macri tomo la decisión de poner la rentabilidad por sobre la Salud Pública. De acuerdo a las órdenes emanadas del ejecutivo, en breve el personal de Senasa no estará mas en los establecimientos elaboradores que no tengan faena, y los controles de calidad quedarán sujetos a las órdenes de los empresarios. Exactamente lo mismo que sucedió en Brasil, con la empresa BRF, donde la orden fue esconder los resultados de la contaminación y comercializar igual. Hoy en Argentina, sin los controles del estado, quedaremos sujetos a decisiones similares a las de Brasil ya que las empresas tienden a ahorrar en detrimento de la calidad e inocuidad de sus productos.

Privatizan los controles del SENASA: un negocio millonario que pone en riesgo la salubridad de nuestro país

Para que este proyecto continúe y podamos redoblar nuestro trabajo, te invitamos a

👉 👈

 

Dejá tu comentario!!!

Comentarios

Hacé escuchar tu voz. Dejá tu comentario!

nulled wordpress themes

Close